portada santa y los niños

Por qué es bueno que los niños crean en Los Reyes Magos y Papa Noel

Son muchos los padres que cuando llegan estas fechas navideñas se plantean si es bueno que sus hijos crezcan engañados, pensando que los Reyes Magos y Papa Noel existen.

Quizás el cambio es el dejar de verlo así, como un engaño y no como una forma de estimular su imaginación antes de que tengan que empezar a toparse de frente con la cruda realidad.

Os explicamos por qué es bueno y merece la pena seguir con esta mágica tradición.

niña ilusión

Si nos fijamos en cómo juegan los niños, vemos como ellos se inventan historias, cuentos con seres imaginarios que en muchas ocasiones llegan a estar en su propia realidad, como es el caso de los amigos invisibles.

Las tradiciones mágicas sólo vienen a fomentar esa ILUSIÓN intrínseca a la infancia que en muchos casos, cuando crecemos, vamos perdiendo. Los niños y niñas van adquiriendo una comprensión progresiva de la realidad a medida que crecen. La magia y la ilusión sólo evita que esa comprensión de la realidad sea repentina y chocante. Con estas historias, al igual que los cuentos y las películas de Disney, ellos van entendiendo el mundo poco a poco.

Hasta alrededor de los 5 años en los niños predomina el pensamiento mágico, por lo que les resulta difícil distinguir la fantasía de la realidad.

Entre 1 y 4 años, perciben los camellos, e incluso a los Reyes Magos, como una realidad. Todavía no están preparados para comprender conceptos abstractos.

De los 4 a los 6 años, los niños pueden comenzar a preguntarse si los Reyes Magos son reales.

Entre los 6 y los 8 años, están preparados para comprender que los Reyes Magos no son reales, o al menos no en sentido estricto.

La capacidad para pensar de forma abstracta se desarrolla normalmente entre los 7 y los 14 años.

(Las Cebras Salen)

 

¿Mentira o Fantasía?

 

regalo magia

Hay quienes piensan que mentir a los niños no es un ejemplo de valores educativos positivos, y que alimentando esta creencia no se les está preparando para la dura realidad de la vida (el cerebro y la personalidad no formada de los niños no están preparados para la dura realidad de la vida, todo hay que decirlo). Hay también quien considera que los niños que creen en Papá Noel no se mostrarán agradecidos a quienes de verdad les están haciendo los regalos. Pero lo cierto es que la mayoría de los padres utiliza esta tradición y estos seres mágicos a modo de chantaje para lograr el buen comportamiento de los hijos, lo que implica una argumentación de valores por la que los niños aprenden que, para conseguir las cosas que quieren, necesitan realizar un esfuerzo y sacrificio. Por otra parte, los partidarios de Santa Claus (alias Papá Noel) argumentan que sólo el recuerdo de la dulzura de su infancia les incita a transmitir esta mitología

El hecho es que es cierto que mentir despiadadamente está muy feo y en cierta medida es hasta una falta de respeto. Pero como el estupendo Roberto Benigni nos enseñó en su película “La vida Es bella”, no decir “toda la verdad” también es comprensible cuando los padres quieren evitar algún sufrimiento a sus hijos.

Así que, más que una mentira, Papá Noel y Los Reyes Magos se han convertido en una creencia y en un ritual transmitido de los mayores a los pequeños. Sólo hay que observar la complicidad que se crea con los adultos cuando un niño se da cuenta de repente de que no existen, pero quiere hacer todo lo posible para que los más pequeños sigan creyendo. Es ahí cuando comprenden que ellos han crecido y están pasando a formar parte del mundo de los adultos.

El momento de decírselo.

 

Sin duda, se trata de una tradición preciosa y mágica que mantiene ilusionados a los niños (y a los padres y madres) durante sus primeros años de vida pero, antes o después, tendrán que descubrir que esos personajes no existen y que Papá Noel y los Reyes Magos son las mamis y los papis.

galletas para santa claus

Podemos optar por comunicárselo nosotros mismos o esperar a que se entere en el colegio porque algún compañero se lo dice. Pero para ambos casos es bueno estar prevenidos. Lo ideal sería tener una explicación preparada para que, si por casualidad le da por llorar, sepáis cómo calmar a vuestro/a peque.

De todas formas, todo depende de la relación que hayáis construido con ellos alrededor de esta tradición. No deja de ser una herramienta familiar más para construir relaciones y vínculos de los pequeños con los padres.

Según Laura Aut, aunque al principio descubrir que los Reyes o Papá Noel son los padres pueda suponer una frustración, los niños no lo tomarán como una mentira, sino que lo vivirán como una fantasía que durante todo el tiempo en el que han creído les ha provocado ilusión y les ha hecho vivir momentos muy especiales. Y en todo caso, la psicóloga recuerda que “no hay que olvidar que la frustración no es algo negativo, sino todo lo contrario; saber tolerar es algo que les favorecerá de adultos”.

padres ilusion

En definitiva, lo importante para un niño no es tan solo la creencia o no creencia en estos personajes mágicos, sino los valores que acompañan a estas figuras y el mensaje que le quieren transmitir sus padres cuando hacen que crea en ellos. Lo principal es que los niños crean en sus sueños y que vivan relativamente despreocupados para que puedan crecer con un sentimiento de seguridad mínimo sin temer el mundo que les espera.

 

Fuentes:

¿Es bueno creer en Papa Noel?

Es malo hacerles creer en Los Reyes Magos

Es positivo que los niños crean

Es bueno hacerles creer

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone