Portada educación sexual sida

La educación sexual: parte del camino contra el SIDA

¿Cuántos de vosotros habéis recibido alguna charla o formación sobre sexualidad en vuestra vida? Estamos seguros de que si alguno de nosotros hubiera recibido una educación sexual en su niñez y adolescencia, muchos de los problemas o malos momentos que hayamos podido vivir con respecto a este tema, se habrían solventado mejor.

La educación sexual actualmente cobra relevancia por desgracia por moticos muy negativos y que los casos de embarazos no deseados y, sobre todo los contagios de enfermedades víricas como el VHP (Papiloma Humano) y el SIDA (VIH) están aumentantdo

¿Qué es la educación sexual?

Según la Organización Mundial de la Salud, la sexualidad “es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de toda su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual”.

Por lo tanto, la educación sexual se define como el conjunto de actividades educativas que enseñan al individuo acerca de la sexualidad humana, del sexo y la salud sexual.

Dentro de la educación sexual se abarcan conocimientos propios de la anatomía, la biología y fisiología del aparato reproductor femenino y masculino; la orientación sexual y sus implicaciones así como los derechos sexuales y reproductivos. También las áreas de las relaciones sexuales y sus consecuencias, los estudios de género y la aceptación de la diversidad, dos puntos más que importantes hoy día, si tenemos en cuenta el problema social que suponen la violencia machista y la homofobia.

ceropositivo VIH

Si tenemos en cuenta todas estas áreas involucradas en la educación sexual, podemos considerar que “más que la adquisición de conocimientos, la educación sexual debe promover un pensamiento abierto sobre el sexo y su terminología con el objetivo de desarrollar actitudes positivas hacia el sexo, la sexualidad y la salud sexual“.

Salud sexual

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como: ” La salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia. Para obtener y mantener la salud sexual, los derechos de las personas deben ser respetados y protegidos”.

Se hace especial hincapié en el hecho de que debe tener un enfoque positivo (no debe ser un tabú) y sobre todo libres, placenteras y seguras.

beso jóvenes

En este último aspecto es dónde actualmente más empeño se debe poner ya que las enfermedades víricas como SIDA están volviendo a repuntar, sobre todo en los más jóvenes. Según apunta la Dra. AndeyroLa mitad de los adolescentes mantiene relaciones sin utilizar ningún método anticonceptivo y los que lo hacen suelen hacerlo de manera incorrecta”

Como apunta la UNESCO, la epidemia de VIH/Sida no ha sido erradicada y los jóvenes siguen expuestos de manera desproporcionada. La Estrategia 2016 de la UNESCO para la salud y el bienestar (en inglés) destaca que, los jóvenes entre 15-24 años de edad representan el 16 por ciento de la población mundial, pero también el 34 por ciento de las personas entre 15-49 años que contraen el VIH cada año. En muchos ámbitos, las nuevas infecciones de VIH entre las adolescentes y las mujeres jóvenes son considerablemente superiores que entre varones de la misma edad.

Juegos sexuales “de moda”

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos cuando hablamos de sexo y juventud es que, como apuntan los expertos, los jóvenes de hoy le han perdido el miedo y el respeto a las enfermedades de transmisión sexual como el SIDA.

Prueba de ello son las modas sexuales que cada vez más acaban llevando a mujeres y hombres de 15 a 24 años a las consultas de los hospitales «Eso lo hemos constatado y es alarmante en la unidad de adolescentes. Hemos pasado de atender dos o tres casos al año a tener 10 menores en un trimestre. Una barbaridad», explica Pilar Lafuente, ginecóloga del Hospital La Paz, quien asegura que los menores quieren ser adultos demasiado pronto, sin saber lo que implica una relación sexual y sin un control paternal. «El problema es que se unen inconsciencia e inmadurez. Con una buena educación sexual de base esto no sucede», asegura Ana Lombardía, psicóloga y sexóloga.

Algunos de esos juegos sexuales de moda como el llamado “muelle” implican orgías con más hombres que mujeres en ellas, dónde son las jóvenes son las que más se exponen. Las enfermedades víricas como el VIH o el virus del papiloma humano se pueden quedar latentes para desarrollarse incluso años después. Por lo que pueden estar infectando sin querer y sin saber que tienen la enfermedad durante mucho tiempo hasta desarrollar la enfermedad. El VHP tiene un alto porcentaje de derivar en un cáncer.

lazo rojo sida

De esa inconsciencia y falta de educación sexual se derivan datos como que uno de cada cuatro nuevos casos de VIH en España se da entre menores de 30 años.

Unicef advierte de que las nuevas transmisiones de VIH en adolescentes podrían aumentar un 60% en el 2030 y añade “Cada dos minutos, otro adolescente, lo más probable, una niña, contraerá el VIH. el sida sigue siendo una de las principales causas de muerte entre los adolescentes, ya que costó la vida de 41.000 niños de entre 10 y 19 años en el 2015”

Además la OMS alerta de que las infecciones por el virus del sida han aumentado un 7% en Europa lo que supone el dato más elevado desde la década de 1980.

 

La educación sexual es una responsabilidad de los padres

Como hemos dicho, la educación sexual no deja de ser una preparación del ser humano a ser consciente y responsable de su rol sexual. Como seres racionales que somos, necesitamos ser consientes sobre nuestra sexualidad y las consecuencias que sus prácticas pueden traer.

El tema de la sexualidad y el sexo debe ser abordado de forma muy natural por los padres, no es necesario esperar a que lo conozca por las amistades, por la televisión o por internet.

Es cierto que la sexualidad es muy compleja, pero en esta materia no pueden existir tabúes, ningún tema puede estar vedado. Depende de nuestra inteligencia el que seamos capaces de establecer una comunicación clara que sirva para educar correctamente a nuestros hijos.

No olvides que hablar del sexo no se trata de una sola conversación sino de un aprendizaje en el que además entramos todos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone